¨La existencia de un individuo debería ser como un río. Pequeño al principio, contenido entre sus orillas y pasando rápida y apasionadamente a través de rocas y cascadas. Y gradualmente el río se ensancha, con más calma. Y al final, casi desapercibida, el agua fluye, se hace parte del mar y sin dolor pierde su individualidad.
El hombre que, en su vejez, pueda ver la vida de este modo, no sufrirá por temor a la muerte. Ya que las cosas por las que vive... continuarán.¨

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Alfombra para mi baño.







Me volví loca viendo todas las cosas que hace Elaine y Sonia María para la casa. Entre todo lo que ví, hay unas alfombras divinas para baño o salidas de cama. Ellas los llaman tapetes.



Estaba cansada de la que tenía en casa ya que mi piso es muy claro y la alfombra que tenía la tenía que lavar constantemente... perro... marido... hija! Por qué dejarán el baño tan desprolijo?



No es el caso de mi perra... que creo que para lo único que entra es para mirarse al espejo. Si, se mira más que mi hija!



Bueno. Anduve regalona y preparé algunas para las madres en su día. Gustaron. Son rápidas y fáciles de hacer en hilo de algodón rústico. Debería haber tenido que usar un hilo más grueso para darle más volúmen.